Las campanas de todas las iglesias en Santander suenan hoy, 6 de Septiembre, por el 500 aniversario de la vuelta al mundo

Por iniciativa de Elisa Gómez Pedraja, la Real Federación Cántabra de Vela se alía con el Obispado con motivo de la conmemoración del 500 aniversario de la llegada al puerto de Sanlúcar de Barrameda de la Nao «Victoria», al finalizar la PRIMERA VUELTA AL MUNDO, y han hecho sonar las campanas de todas las iglesias de la ciudad en su honor.

Formaba parte de la expedición capitaneada por Fernando de Magallanes y que concluyó Juan Sebastián Elcano.

El toque de campanas es la colaboración de toda la Diócesis de Santander para festejar que el 6 de septiembre de 1522, hace 500 años, la nao «Victoria» arribó a Sanlúcar de Barrameda al mando de Juan Sebastián del Cano, con solo 17 hombres medio muertos. Uno de esos retornados era Juan de Santander, vecino de Cueto

La expedición de Magallanes y Elcano fue una expedición marítima del siglo XVI financiada por la Corona Española y capitaneada por Fernando de Magallanes.

La expedición, al mando de Juan Sebastián de Elcano en su retorno, completó la primera circunnavegación de la Tierra.

La expedición tenía el propósito de abrir una ruta comercial con «las islas de las especias» (las actuales Islas Molucas) por occidente, buscando un paso entre el océano Atlántico y el océano Pacífico. Estaba formada por cinco naves, las cuales bajaron el Guadalquivir desde Sevilla el día 10 de agosto de 1519. Las naves partieron definitivamente de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre de 1519.

La escuadra logró cruzar el estrecho de Magallanes el 28 de noviembre de 1520. En su travesía por el Pacífico llegó a las islas Filipinas, donde, el 27 de abril de 1521, muere Fernando de Magallanes en la batalla de Mactán. Los expedicionarios continuaron la navegación hasta las Molucas, objetivo de su viaje, donde eligieron a Juan Sebastián Elcano para capitanear el viaje de regreso con la nao «Victoria».

El 6 de septiembre de 1522 arribó la «Victoria» a Sanlúcar de Barrameda con solo 17 hombres,​ entre los 239 que habían partido, con su carga de especias, convirtiéndose en la primera embarcación de la historia en dar la vuelta al mundo.

La escritora e historiadora Elisa Gómez Pedraja publica en su libro «Tras la huellas de un marino. Juan de Santander, de Cueto.» la primera biografía de base histórica que se escribe sobre este personaje, que fue el único Cántabro que participó en la expedición de Magallanes y completó la primera vuelta al mundo.

Elisa Gómez Pedraja

La primera vuelta al mundo de la historia
resonar de las campanas